Asegura Profepa madera de pich por no acreditar procedencia legal, en Tizimín

Por / hace 2 semanas
#

La Procuraduría Federal de Protección al Ambiente (Profepa) aseguró 7.5 metros cúbicos de Pich (Enterolobium Ciclocarpum), en Tizimín, Yucatán, por no acreditar su legal procedencia.

En inspección realizada por la Delegación de la Profepa en la entidad, se constató que el conductor de un vehículo que transportaba 7.5 metros cúbicos de materias primas forestales, carecía de la documentación para acreditar la legal procedencia de dicha madera.

La madera transportada consistía en 3 tocones, tablas, tablones y rodetes de madera de Pich (Enterolobium Ciclocarpum) con un volumen de 7.5 metros cúbicos.

Durante la diligencia, el inspeccionado no exhibió documento alguno que acreditara la legal procedencia de la madera que transportaba, por lo que con fundamento en el artículo 161, fracción I, de la Ley General de Desarrollo Forestal Sustentable (LGDFS), se procedió a su aseguramiento.

El artículo 115 de la LGDFS dispone que quienes realicen el transporte de materias primas forestales, sus productos y subproductos, incluida madera aserrada o con escuadría, deben acreditar su legal procedencia con la documentación que para tal efecto expidan las autoridades competentes.

De acuerdo con el artículo 163, fracción XIII, de la LGDFS constituye una infracción el transporte, almacenamiento, transformación o posesión de materias primas forestales, sin contar con la documentación o los sistemas de control establecidos para acreditar su legal procedencia; la cual es sancionada de acuerdo con el artículo 165 de la misma Ley con el equivalente de 100 a 20,000 veces la Unidad de medida Unidades de Medida y Actualización.

Asimismo, clausuró de manera total temporal un predio y suspendió las obras y actividades de remoción de vegetación forestal, sin autorización, para la operación de un banco de material pétreo y una planta trituradora en una superficie de casi nueve hectáreas en Chocholá, Yucatán.

Inspectores realizaron visita de inspección en el sitio conocido como Banco Corralche, en Chocholá, en el que se detectó la remoción de vegetación forestal característica de selva baja caducifolia.

Entre las especies que pertenecen a las familias Polygonaceae y Leguminoceae se encuentran, en mayor abundancia, el Ja’abin (Piscidia piscipula), Catzím (Acacia gaumeri), Chimay (Acacia farnesiana), Waxin (Leucaena leucocephala), Tsalam (Lysiloma latisiliquum), Chaca (Bursera simaruba), Kitinche (Caesalpinia gaumeri) y Tzitzilché (Gimnopodium floribundun var. Antigonoides).

También en la visita se detectó el empleo de maquinaria pesada y explosivos, así como un cuerpo de agua, por afloramiento de este líquido natural proveniente del subsuelo.

Dicho cambio de uso de suelo se realizó sin contar con la autorización que emite la Semarnat, por lo que con fundamento en el Artículo 161 de la Ley General de Desarrollo Forestal Sustentable (LGDFS), fracciones II y lll, se procedió a imponer como medidas de seguridad la Clausura Total Temporal del predio y la suspensión de las obras y actividades detectadas, con el fin de evitar que se continúen ocasionando afectaciones al ambiente.