Canadá y EU exigen en las mesas del TLCAN mejorar los salarios; políticos e IP de México se niegan

Por / hace 2 semanas
#

Ciudad de México, 4 de septiembre (SinEmbargo).- El tema de los salarios en México, más bajos que los de Estados Unidos y Canadá, nuevamente inyecta tensión en la segunda ronda de renegociación del Tratado de Libre Comercio de América del Norte (TLCAN) que se lleva a cabo en la Ciudad de México.

De acuerdo a información de la agencia de noticias Reuters, el sindicato Unifor, el mayor de la iniciativa privada en Canadá, que incluye a las industrias automotriz, energética y de telecomunicaciones, insistió que si México no estaba de acuerdo en mejorar los estándares laborales el TLCAN debía de ser desechado, tema en lo que no estuvieron de acuerdo los empresarios ni políticos mexicanos quienes argumentaron que los salarios y derechos laborales son aspectos que cada país resuelve internamente.

La mano de obra mexicana es la peor pagada de los 35 países de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico (OCDE), de acuerdo a un informe publicado en abril pasado.

El trabajo mexicano se paga en promedio de 14.63 dólares, muy por abajo de la media, la cual es de 50.21 dólares. Los trabajadores mexicanos ganan menos que los de Chile, donde se paga en promedio 20.51 dólares, Letonia, (25. 38) y Eslovaquia 29.9, reveló el informe publicado por la OCDE.

Desde la primer ronda de conversaciones para reformar el TLCAN, Canadá y Estados Unidos empezaron a presionar a México sobre el tema salarial.

Jerry Dias, el presidente del sindicado canadiense Unifor dijo en la primera ronda que “Canadá no debe tener miedo a abandonar las negociaciones”.

Ahora, durante la segunda ronda de negociaciones realizada en la Ciudad de México, Dias insistió en que el TLCAN ha sido un “pésimo acuerdo comercial para la clase trabajadora”. Añadió que el sindicato presiona al gobierno de Canadá para que opte por mejor alejarse de la renegociación si no puede asegurarles un mejor trato, señaló Reuters.

En México se resisten a las demandas de alinear los sueldos a los niveles que tienen en Canadá y Estados Unidos, pues la mano de obra barata ha sido uno de los atractivos que ha dado el país para la inversión extranjera, añadió la agencia de noticias.

“Los líderes sindicales de las dos naciones más ricas dicen que las normas laborales más laxas y los bajos salarios en México han aumentado los beneficios corporativos a expensas de los trabajadores canadienses y estadounidenses. Lo anterior convirtió la resolución del tema en un gran campo de batalla durante las conversaciones del TLCAN”, destacó Reuters.

El presidente del Consejo Nacional Agropecuario de México, Bosco de la Vega, expresó a periodistas que el país no puede inmiscuirse en los temas laborales de Estados Unidos, ni de Canadá, por lo que exigen que tampoco se metan en los mexicanos.

Desde el inicio de la renegociación, en la primera ronda en Washington, el sindicato canadiense ha enfatizado que “es hora de hablar de estándares laborales mínimos”, aludiendo al asunto de los salarios en México, otro punto de fricción para algunos participantes en las negociaciones.

El líder sindical canadiense, ha dicho, que el problema de México es que sus negociadores se niegan a revisar los salarios. “Son tan bajos que no podemos competir”.

México y Canadá ocupan el tercer lugar entre sus respectivos socios comerciales. Cada año, Canadá recibe aproximadamente a 20 mil trabajadores agrícolas, como parte del Programa de Trabajadores Agrícolas Temporales, el cual suele ser mencionado como un acuerdo modelo para la movilidad laboral a nivel internacional.

LOS BAJOS SALARIOS EN MÉXICO

El New York Times publicó a finales de agosto que “los horribles salarios de México son un problema urgente” en las renegociaciones del TLCAN.

“Lo que mantiene bajos los salarios mexicanos no es el TLCAN sino la vasta economía informal de México fuera de los límites de las leyes y reglamentos, donde la mitad de la mano de obra trabaja en empleos de baja productividad en la pequeña industria manufacturera para el mercado interno”, recalcó la publicación.

Para el diario, el TLCAN podría mejorarse para proteger mejor los derechos de los trabajadores. “Las propuestas de los sindicatos para facilitar las denuncias contra empleadores abusivos y para garantizar el cumplimiento rápido y efectivo de las normas laborales acordadas podrían prevenir violaciones”.

Un informe difundido en marzo por el Observatorio de pobreza y desigualdad de las Universidades Jesuitas de América Latina, detalló que el salario mínimo de México es cinco veces menor de lo que debería ser para que una familia se ubique por arriba del bienestar mínimo y en consecuencia, sólo el 21 por ciento puede comprar la canasta básica, incluido ahí el 10 por ciento de la población con mayores ingresos.

El 79 por ciento no puede acceder a ella, a pesar del aumento de 7 pesos al salario mínimo decretado a finales de 2016.

De acuerdo con el Informe del Observatorio, México es el país que tiene una mayor distancia entre el salario y la línea de pobreza y en términos de poder adquisitivo, tenemos un salario más bajo que Guatemala.

Actualmente el 74 por ciento de la población pobre lo es por el factor de los ingresos, mientras que la pobreza general aumentó 3 puntos porcentuales, según el estudio realizado por la Ibero, situándose en 65 por ciento total de la población.

Desde hace meses se mantiene en la mesa el debate que busca aumentar el salario mínimo y ahora no hay argumento oficial documentado que permita decir que no es conveniente, sino todo lo contrario, ha asegurado en entrevistas previas con SinEmbargo Héctor Rubio Trejo, coordinador de Relaciones Institucionales de Acción Ciudadana Frente a la Pobreza, colectivo que conforman más de 80 organizaciones civiles.

En mayo entregó una propuesta de aumentar 14 pesos el salario mínimo. Antes, la Confederación Patronal de la República mexicana (Coparmex) instó a la misma entidad a considerar el aumento de los 14 pesos para este mismo año.

De acuerdo con Rubio Trejo, Basilio González Núñez, titular de la Conasami, aseguró en la entrega de la propuesta que existen condiciones para el aumento sin que éste desate la inflación, pero que se dará luego de que todas las partes involucradas lleguen a un consenso.

De acuerdo con la última medición de 2014, una de cada cinco personas recibió un salario tan bajo que aunque lo hubiera destinado íntegro para comprar la canasta básica, ésta seguiría inalcanzable, por su valor de mil 243 pesos mensuales por persona; más de la mitad de la población tiene un ingreso inferior a los 2 mil 542 pesos mensuales.

“Dadas todas las condiciones y la evidencia, se tiene que pensar en las personas que trabajan diario y que están obligados a vivir en condiciones de pobreza por culpa del monto del salario. Se debe revisar y se debe definir esta ruta gradual de recuperación salarial entre autoridades, empresarios, sindicatos y demás especialistas en el tema”, sostuvo Rubio Trejo.

Con información de: Sin Embargo/EconomíaHoy.