El MOMA cerrará cuatro meses para completar la expansión

#

El proyecto de expansión del Museo de Arte Moderno (MOMA) de Nueva York entra en su fase final. Pero para poder completar la renovación, el espacio tendrá que cerrar al público desde el próximo 15 de junio hasta el 21 de octubre. El nuevo campus será una “reimaginación” de la presentación que hace del arte moderno y contemporáneo. Lo hará de una manera más interdisciplinar e inspirada en la visión experimental de Alfred Barr, su primer director.

La expansión y renovación del MOMA está estimada en 450 millones de dólares, según informó el museo en un comunicado. El proyecto es de los arquitectos Diller Scofidio + Renfro, en colaboración con Gensler. Así va sumar más de 3.700 metros cuadrados de espacio. Eso permitirá mostrar al público “significativamente” más arte que el que se exhibe en la actualidad. “No es solo sumar más espacio”, comenta Gleen Lowry. "Pero el espacio nos permite repensar la experiencia del arte en el Museo”.

El MOMA, como señala el director, es “un laboratorio para el estudio y la presentación del arte de nuestro tiempo”. El proyecto de renovación y expansión del museo permitirá dar nueva energía a esa misión. Para completarla, tendrá que vaciar todas las galerías durante los próximos meses y las áreas donde se guardan las obras de arte. Se trasladarán a Queens. Unas 6.000 piezas se verán afectadas por esta transición.

El espacio artístico dedicado a la muestra ocupa actualmente unos 11.600 metros cuadrados. Los curadores aprovecharán que tendrán un 30% de galerías para hacer emerger piezas que están guardadas desde hace varias generaciones. Eso, a su vez, le va a llevar a cambiar el curso de la muestra y el ritmo con el que rotarán las colecciones. Hasta el punto de que los curadores lo califican como una revolución.

En el corazón del proyecto está el The Studio, que ofrecerá programación y actuaciones sobre cuestiones e historias del arte moderno y el momento cultural actual. También se abrirá en la segunda planta una plataforma educativa para conectar visitante con el arte que explora nuevas ideas sobre el presente, el pasado y el futuro. La galería a pie de calle conectará mejor al Museo con la ciudad que lo acoge.

El plan pasa por mezclar pinturas, esculturas, fotografías y otros soportes visuales, en lugar de tener las obras expuestas por separado. El cambio al que se someterán las galerías no se hará a expensas de las obras favoritas de los visitantes, aunque desde el museo señalan que es posible que cambien de sala con periodicidad. El MOMA es visitado cada año por 2,7 millones de personas.

Desde el museo se explica que la reconfiguración de las galerías y la nueva forma de presentar la colección permanente permitirá, a su vez, mostrar trabajos de artistas latinos, asiáticos y afroamericanos. Considera que estas minorías deben ser reconocidas en la sociedad multicultural actual. La renovación del MOMA comenzó hace ahora tres años, por el ala este. Este verano se completará la oeste.

Compartir.