Francisco Palencia, fuera de los Pumas

Por / hace 2 mess
#

El proyecto Francisco Palencia ha llegado a su final. La directiva de Pumas lo despidió luego de que haya hilado una mala racha y se haya erigido en el antagonista con su afición. Su último partido, el del pasado marte frente a Monarcas Morelia, fue clave para su despido. Una derrota 1-2, en casa. Dejó al equipo con 18 victorias, 10 empates y 22 derrotas.

El mandato de Palencia inicio en mayo de 2016. Las expectativas eran altas luego de que sería su primera incursión como entrenador. En México era visto como uno de los jugadores carismáticos que no dejaba de pelear por los balones, y de anotar. Sus mejores años los vivió como atacante del Cruz Azul, Espanyol y, en el ocaso de su carrera, ganó la liga con Pumas y se retiró.

Su periodo como exjugador lo afrontó en Europa. Se dispuso a ver los entrenamientos del Ajax y del Chelsea, luego se mudó a Barcelona. Allí vivió, aprendió algunos métodos para entrenar en la academia de San Cugat. Esas fueron sus bases, pero poco pudo hacer para imprimir a sus Pumas de un carácter ofensivo.

Palencia se convirtió en la punta de lanza en la reestructuración de los Pumas. Antes habían sido dirigidos por Guillermo Vázquez Jr., quien llevó al equipo a lucirse un poco en la Copa Libertadores y a ser subcampeones de liga. Rodrigo Ares de Parga, presidente del patronato del club, señaló que él quería volver a ser la casa de talentos del fútbol de México. Regresar a los orígenes donde los jugadores se formaban y emigraban. De alguna forma, pintó la instalación de un gran semillero.

Para conformar ese ideal, se asentó ante los medios que, pese a cualquier escenario, mantendrían como líder del proyecto a Palencia. Pero no fue así. Ha sido destituido tras seis fechas del campeonato Apertura 2017, y otros dos torneos previos el Clausura 2017 y el Apertura 2016. En el de su debut llevó a los felinos a los cuartos de final, luego fueron apaleados por los Tigres 7-2. Al siguiente se quedaron en el límite de la clasificación.

Palencia, quien en su juventud era un aficionado al rock y al esmalte de uñas, se encaró con los veteranos del club. Pidió que Darío Verón, el patrón de la defensa del club, y el portero Alejandro Palacios se fueran, no contaría con ellos. La afición lo resintió y también los jugadores. Tuvo, al final, una ríspida relación con el goleador Matías Britos, quien prefirió irse a Arabia Saudita.

Se le criticó las contrataciones que hizo, Joffre Guerrón, jugador inactivo durante seis meses, y Mauro Formica, un jugador que no quería salir de Newell's Old Boys.

Uno de los hitos de Palencia fue el descubrimiento de Jesús Gallardo, un extremo izquierdo que estaba perdido en las filiales del club. También la incursión de Brian Figueroa de 18 años. Buscó, quizá con un poco de terquedad, que la defensa se renovara con Quintana y Jáquez. Acertó en el fichaje del atacante Nicolás Castillo, goleador del equipo, 13 goles en 17 partidos.

En seis partidos, los felinos de Palencia sumaron seis puntos.La paciencia y la frenética búsqueda de resultados por parte del patronato han aderezado la decisión. A eso se le suma la derrota 2-1 en el clásico frente al América. Los Pumas necesitan a alguien que los adiestre.

Fuente: El País.