Tepotzotlán, 15 años de ser uno de los tesoros mexiquenses

Por / hace 2 semanas
#

Tepotzotlán, Sep (Notimex).- Rodeado de una impresionante belleza natural que se conjuga con su riqueza prehispánica y Colonial, Tepotzotlán celebró 15 años de haber sido declarado Pueblo Mágico.

Fue el 18 de agosto del año 2002 cuando se convirtió en el primer Pueblo Mágico del Estado de México, debido a la belleza e historia que guarda en cada uno de sus rincones.

Máximo Vargas, director de Turismo de la localidad, comentó a Notimex que Tepotzotlán guarda vestigios no sólo del México Colonial, sino también del México prehispánico.

Muestra de ello, dijo, son los vestigios de una base piramidal que arqueólogos encontraron debajo del templo de San Francisco, el cual forma parte del Museo Nacional de Virreinato, declarado Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO.

Además, en este Pueblo Mágico se encuentra el acueducto más alto de América Latina: los Arcos del Sitio, una imponente obra hidráulica que fue construida durante la época colonial.

Esta construcción fue levantada por los frailes jesuitas a principios del siglo XVIII y tenía la finalidad de transportar agua del Río del Oro a la Hacienda de Xalpa, actual municipio de Huehuetoca, Estado de México.

El Museo Nacional del Virreinato es otro atractivo turístico y cultural que también fue construido también por los jesuitas en 1580 y albergó los colegios Jesuita del Espíritu Santo y el de Lenguas.

Máximo Vargas destacó que éste es el lugar más visitado por los turistas, ya que cuenta con una colección de más de 15 mil piezas de arte.

Los visitantes también pueden pasar un fin de semana rodeado naturaleza en la Presa de la Concepción, donde disfrutarán de paseos en bicicleta, cabalgata y zonas para acampar.

El parque recreativo el Lanzarote también es una alternativa, ya que además de conocer uno de los ahuehuetes más viejos de México, también podrán divertirse en las albercas y el río.

La tranquilidad de sus calles, su rica gastronomía, la artesanía que se encuentra en el mercado, la calidez de la gente y sobre todo la historia que guarda, convierten a Tepotzotlán en un lugar obligado para conocer.